Skip to main content

El nuevo Galaxy Tab de Samsung es genial


Un año después de que que Apple presentase el iPad Pro de 9,7 pulgadas, la nueva iteración de Samsung es, cuanto menos, atrevida. Con las mismas líneas elegantes, es igual de ligero y tiene el mismo conector magnético para el teclado. El iPad Pro de Samsung para 2017 se llama, inexplicablemente, Galaxy Tab S3.

Técnicamente, y siendo más precisos, esto no solo no es un iPad Pro sino que es el primer tablet Android premium de Samsung en más de un año. Puede decirse que en 2015 Android perdió la guerra de los tablets contra iOS. Mientras el sistema operativo de Google reina en la gama más baja y económica gracias al baratísimo Kindle Fire, nadie ha expresado un deseo más o menos fuerte hacia un dispositivo de $600 dólares en formato tableta y que corra Android. Qué demonios, es que ni siquiera nadie expresa ya el mismo deseo hacia los iPads, que siguen reduciendo sus ventas. Quizá es que la gente que quiere tablets los tiene desde hace tiempo.

 

La esperanza de Samsung con respecto a poder cambiar ese hecho viene con un nuevo dispositivo que se parece sospechosamente al único dispositivo de gama alta que sí consigue vender un número notable de unidades, el iPad Pro. Es apenas unos gramos más ligero que el modelo de 9,7 pulgadas, unos centímetros más corto y ambos dispositivos tienen unos 6 mm de grosor. Cuestan, además, $600 dólares en su versión de 32 GB, y en ellos se puede desde escribir rápidamente a navegar por Facebook sin lag ni retrasos de ningún tipo. Puede que Samsung considere las similitudes entre ambos dispositivos una alabanza retorcida hacia Apple, más que una apuesta descarnada por hacerse con un pedazo del pastel. Apple, y los jueces por lo visto, tienden a no estar de acuerdo.

 

Sí existen, con todo, algunas diferencias entre ambas tabletas. Más allá de correr Android Nougat en lugar de iOS 10, el Tab S3 tiene un Qualcomm 820 (teóricamente más lento que el 835 que llega con el Galaxy S8), viene únicamente en una versión de 32 GB e incluye, de base, un pequeño lápiz para dibujar en su fantástica pantalla AMOLED. Hay que tener en cuenta que, si quieres lápiz, Apple te obliga a desembolsar otros $100 dólares adicionales.

 

Ninguno de los dos incluye teclado. Apple te cobra $150 dólares por la funda con teclado que además se siente como escribir en un lienzo adornado con el plástico de embalar que lleva burbujas. Samsung pone el precio en $130 con unas teclas que, en nuestras pruebas, resultaron algo más cómodas y agradables al tacto. Cada tecla, eso sí, es lo suficientemente pequeña y situada en un lado tan extraño como para que tuviese que revisar dos y hasta tres veces cada vez que escribía una palabra de esta reseña.

Es muy sorprendente lo útil que es el Tab S3 como dispositivo de productividad. Por un lado Android como sistema operativo no acaba de funcionar en formato tablet, solo una pequeña cantidad de apps están verdaderamente optimizadas para el modo apaisado en el que solemos usar los tablets. El sistema se ha enfocado tradicionalmente en los teléfonos primero dejando a los tablets en un distante, muy distante, segundo lugar. Por otro, poder escribir esta reseña y ajustar fotos usando el dispositivo fue una sorpresa muy agradable. Dicho todo, si lo que quieres es una experiencia más parecida a la de un laptop, déjate de tabletas y usa mejor una ChromeBook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Master Solutions